Sistema Respiratorio

Webnode

SISTEMA RESPIRATORIO

Las aves no tienen cuerdas vocales

Los pulmones son triangulares, de color rosado brillante, y este es el lugar donde se produce el intercambio gaseoso.

En las aves los pulmones se comunican con numerosos sacos aéreos de finas paredes. Estos sacos se extienden por todo el cuerpo, en un total de 9, rodean los órganos y aún penetran en las cámaras de los huesos largos.

En esta forma el aire, que se introduce por la respiración, es distribuido por todo el cuerpo y contribuye no solo a disminuir su peso específico sino también a regular la temperatura de todas las aves.

Durante el vuelo, cuando la tensión muscular se exige en el esfuerzo del vuelo, se anula la expansión y contracción de los movimientos naturales respiratorios, los sacos con el batir de las alas se comprimen y ensanchan al ritmo como fuelles, facilitando la entrada y salida de aire.

Los sacos aéreos se encuentran rodeando las vértebras del cuello (sacos cervicales), entre las viseras (sacos abdominales), debajo de los omóplatos (sacos subscapulares), entre las clavículas (sacos intercíaviculares) y debajo de las alas (sacos subaxilares)

La vía respiratoria, constituye un sistema muy complejo y frágil por, el cual ingresan al organismo del canario permanentemente bacteria o virus provocando graves problemas.

APARATO FONADOR

Las aves de canto pertenecen al orden de las paseriformes, provistas de un complicado aparato fonador, que les permite emitir sonidos armoniosos, por lo cual, se les considera en un estadio avanzado de evolución.

 

Fig. 1 - Representación Esquemática del Aparato Fonador

 

L - Laringe

T - Tráquea

 

S - Siringe

B - Bronquio

 

P - Pulmón

ST - Saco Traqueal

 

STA - Saco Torácico Anterior

STP - Saco Torácico Anterior

 

SD - Saco Diafragmático

SA - Saco Abdominal

El aparato fonador comienza en la laringe situada al inicio de la tráquea. No está, la laringe, provista de cuerdas vocales y cumple el papel de evitar que la comida pase a la tráquea. En cuanto al canto su cierre hace bajar el tono.

La tráquea es un tubo formado por anillos cartilaginosos unidos entre sí por un tejido membranoso, que le confiere flexibilidad. Mide dos milímetros de ancho y cuatro centímetros de largo. Durante el canto puede elongarse por estiramiento del cuello del canario o por la acción del músculo esterno-traqueal con lo cual baja el tono, o puede acortarse al encorvar el cuello, subiendo de tono. Con la edad del canario se va endureciendo la tráquea por calcificación.

En la parte inferior de la tráquea se encuentra el órgano principal del aparato fonador descrito por Thomas Huxley quien lo estudió y lo describió, dándole el nombre de "siringe". Está situada exactamente donde la tráquea se bifurca para formar el bronquio derecho y el izquierdo. Por su parte exterior se presenta como una dilatación de la parte inferior de la tráquea y del inicio de ambos bronquios, constituyendo una dilatación bilobulada. En su interior del lado de la tráquea, se encuentra un repliegue membranoso llamado "membrana timpaniforme" y en los bronquios unos repliegues llamados "semilunares". Se han descrito unos músculos en número de siete cuya finalidad es hacer vibrar la siringe.

La siringe recibe aire por los bronquios que son tubos de calibre mucho menor que la traquea, lo cual hace que el aire de los pulmones les atraviese a la velocidad necesaria para hacer vibrar las membranas semilunares situadas en los bronquios. La propiedad de algunos ejemplares de emitir un canto haciéndose dúo, como si cantaran dos pájaros a la vez, es debido al desfase por una fracción de segundo, al paso del aire pulmonar de un bronquio con respecto al otro, produciéndose así vibraciones, igualmente desfasadas de las membranas semilunares de los respectivos bronquios.

Todo el aparato funciona por el aire emitido desde los pulmones. Pero las dimensiones de éstos órganos, de un centímetro de largo por medio de ancho con un espesor de apenas cuatro milímetros, significa que el ave no podría mantener trinos de hasta treinta segundos de duración. Sin embargo es posible, por la existencia de unos sacos membranosos, llamados sacos aéreos, que además de cumplir funciones como hacer variar la densidad del ave, regular la temperatura corporal, etc., en cuanto al canto proporciona aire residual de reserva.

En total se han descrito nueve sacos aéreos, uno impar situado sobre la tráquea, llamado saco tráqueal o interclavicular, existen cuatro músculos de cada lado dos toráxicos (anterior y posterior), uno diafragmático y otro abdominal

El saco tráqueal es de gran importancia para el canto, por medio de él se logran modulaciones y variaciones tonales, debido a la presión que ejerce sobre la laringe condicionando su apertura. A mayor cierre de la laringe, mayor presión intratráqueal, que al oponerse a la presión del aire pulmonar ponen la membrana timpaniforme tensa y su vibración produce sonidos.

Todo lo anterior quedó experimentalmente demostrado por Rüpelt, Director del Museo de Historia Natural de Berlin. Trabajó con el aparato fonador de la gaviota plateada (Larus Argentatus), (fig. 2). Colocándolo dentro de una esfera, uniendo la tráquea con un tubo (a) que salía de la esfera y los bronquios a otro tubo (b) que igualmente salía al exterior. Por éste tubo insufló aire simulando el aire emitido por los pulmones - parte A de la figura -, con lo cual no se produjo sonido alguno. Repitiendo la experiencia pero insuflando aire por el tubo (c) aumentando la presión dentro de la esfera, oponiéndose al aire insuflado simultáneamente por el tubo (a) poniendo tensa la membrana timpaniforme y al vibrar produce ruido. - parte B de la la figura.

 

Fig - 2 Interpretación Esquemática del Experimento de Rüpelt

A- Entrada de aire por (a), salida de aire por (b) y tubo (c) cerrado

Membrana timpaniforme flácida. No se produce sonido.

B- Entrada de aire por (a), salida de aire por (b) pero equilibrada por presión dentro de la esfera, al entrar aire simultáneamente por el tubo (c). Membrana timpaniforme tensa. Se produce sonido.

DESARROLLO DEL CANTO

Desde el nacimiento los canarios son capaces de emitir sonidos. Estos sonidos son instintivos como el piar para pedir comida, el de alarma o miedo, el llamado de la hembra y otros.

No sólo expresan una necesidad, sino también, al hacerse mas fuertes o frecuentes detectan urgencia, intensidad o desesperación. Estos sonidos que, emiten durante toda la vida, sin distinción de sexo, se consideran como integrantes de un verdadero sistema de comunicación.

. El canto, en cambio, es propio del macho, cambia de estructura según el desarrollo y crecimiento del canario. Lo pierde al final de la temporada de cría, para recuperarlo posiblemente con variedades del repertorio diferentes, al iniciarse la siguiente temporada de cría.

Constituye por lo tanto, la expresión que le proporciona la naturaleza para cumplir las funciones propias de su sexo. Como son la demarcación de territorio, escogencia y defensa de zona de nidificación, atracción de la hembra para formar pareja y hasta lograr la sumisión de un rival potencia.

Durante su desarrollo pasa por distintas etapas, que deben conocerse para escoger el mejor momento para su adiestramiento.

Algunos ejemplares, inician precozmente un intento de canto con poca fuerza vocal, de manera atropellada pero muy notoria por hacerse claramente visible la distensión y vibración que imprime al saco aéreo tráquea (llamado por algunos "buche del canto").

Esta etapa corresponde al llamado subcanto y que Darwin comparó con el balbuceo infantil. Es el conocido "gorgoreo" que identifica a los machos. Este período dura unos tres o tres meses y medio, generalmente termina al finalizar la muda fisiológica.

Pasa luego a un periodo donde el canto comienza a estructurarse y se hace moldeable, llamado por este motivo canto plástico. Comienza a experimentar con giros tomados de otros ejemplares o de sonidos del medio ambiente. Se le compara con la jerga utilizada por los adolescentes y en cierta forma constituye su reafirmación como macho. Este canto dura hasta los cinco o seis meses, momento en que comienza a ser adulto. Se considera el mejor momento para iniciar el adiestramiento.

Ya adulto comienza a presentar un canto mucho mas armonioso, de tono alto, pero no estridente, con claridad en la emisión y giros sostenidos o modulados, con mayor o menor repertorio según su propia capacidad. Es la época en que intenta delimitar territorio y zona de nidificación.

Al avanzar el ciclo y variando con el desarrollo del ejemplar el canto va haciéndose mas alto, de ritmo mas acelerado exponiéndose a emitir sonidos poco agradables por estridentes, precipitados o poco armoniosos. Corresponde al momento del celo, podría llamarse "canto de cortejo", pues generalmente se acompaña de movimientos de las alas, de la cabeza y de las patas presentado todas las características de una danza nupcial. Los ejemplares que llegan a esta etapa se dice que tienen el canto "pasado" y no deben ser presentados en concurso.